CONSEJOS PARA TU DOLOR DE ESPALDA

Publicado en: Blog | 0

Identifica y previene tu dolor

Esta semana les hablaremos de un tema muy recurrente en nuestros pacientes. El dolor de espalda.

 

La columna es tu eje, tu soporte y sostén que le da estructura a tu organismo, por lo cual es vital que la cuidemos y conozcamos.

 

Nuestra columna se extiende desde la cabeza, a la cual sostiene, pasando por el cuello y la espalda, llegando hasta nuestra pelvis, a la cual le da soporte.

 

La columna vertebral está formada por  33 vértebras articuladas entre sí, dentro de las cuales existen 7 vértebras cervicales, 12 vértebras torácicas o dorsales, 5 vértebras lumbares inferiores, unidas al sacro, y de 3 a 5 vértebras unidas al cóccix.

Entre las vértebras se encuentran los discos intervertebrales. Tejidos que favorecen la flexibilidad en tu columna.

Es decir, nuestra columna se caracteriza por su flexibilidad y estabilidad, permitiendo con ello la amortiguación de impactos, mientras nos movemos y desplazamos.

 

Dada la configuración de nuestra columna, el dolor de espalda puede provocarse en distintas “zonas”.  Este puede manifestarse en tu zona cervical, de la columna dorsal o lumbar. Lo más frecuente es que el dolor sea lumbar, debido a la disposición de las vértebras.

 

Es importante detectar con un especialista el origen de tu dolor de espalda, es decir cuál es la estructura de tu cuerpo que está involucrada en tu malestar. Este dolor puede ser causado a nivel de disco, por un dolor en las articulaciones, en los músculos o bien a nivel de ligamentos.

 

El dolor de espalda es muy frecuente sobre todo en aquellos que pasan largas jornadas frente al computador, con mucho estrés o aquellos cuyos trabajos requieren cargar mucho peso o esfuerzo físico.

 

También puede ser que pases largas horas de pie o tengas un problema de postura que esté afectando a esta y otras partes de tu cuerpo.

 

¿Es este tu caso o el de algún conocido?

 

Otras causas del dolor de espalda, según la medicina milenaria china, son los factores del medio exterior, especialmente al exponerte al viento, frío o humedad. Situaciones que puedes prevenir en estos casos son: el estar desabrigado cuando estás caminando por la calle o exponerte a corrientes de aire, al sentarte delante de una puerta o ventana abierta.

 

Otro motivo que puede relacionarse con el dolor de espalda son algunos factores biológicos como: las enfermedades crónicas, estar en una edad avanzada o tener un exceso de actividad sexual, lo cual afecta a la salud del riñón.

 

Te recomendamos tener especial cuidado con los riñones, dado que se relacionan directamente con la salud de tus huesos.

 

Nuestro cuerpo es un sistema integrado, es decir, la salud de tu espalda, repercute en el resto de tu cuerpo.

 

Incorpora pequeñas prácticas en tu rutina y mejora tu bienestar, puedes realizar las prácticas que más te acomoden.

 

A continuación te dejamos consejos para cuidar tu espalda:

 

  1. Masaje descontracturante:puedes realizarte un masaje descontracturante con nuestros kinesiólogos expertos. Con este tratamiento podrás rehabilitar las lesiones musculoesqueléticas existentes  en tu cuerpo y aliviar tu dolor y tensión muscular.

 

  1. Masaje tuina: Otra opción muy beneficiosa es el tratamiento con masaje tuina. El masaje tuina es una técnica curativa de la medicina china en la cual se utilizan las manos para masajear músculos y tendones, lo cuál actúa a nivel de sistema nervioso, glandular y en los órganos relacionados, activándose con ello el flujo del chi por tu cuerpo.

 

  1. Medicina china: El tratamiento con masaje tuina y otras técnicas de la medicina china como acupresión, acupuntura, técnicas de moxibustión y ventosas, pueden ser alternativas muy beneficiosas para recuperar la salud tanto en tu espalda como en el resto de tu cuerpo. A través de estas terapias se pueden estimular puntos energéticosen tu espalda y en los meridianos relacionados, especialmente en el meridiano de la vejiga. Con ello podrás equilibrar tanto las emociones que se relacionan con tu dolor, como tu cuerpo físico.

 

  1. Ejercicios de estabilización y elongación:puedes consultar con nuestros expertos en ergonomía y kinesiología. Ellos sabrán cuáles son los ejercicios de estiramientos más aptos para ti.

 

  1. Medicina del dolor: si tu dolor de espalda se ha prolongado por más de 3 meses o sientes que tu dolor invalida tu quehacer diario, no dudes en consultar con nuestro especialista en tratamiento del dolor crónico.

 

 

  1. Baño calmante:si ya sufres de dolor puedes tomar un baño de tina herbalizado. Para prepararlo vierte 1/3 de taza de jengibre y 1/3 de taza de bicarbonato de sodio a la tina con agua templada. Puedes agregar unas gotitas de aceite esencial de alcanfor, salvia, enebro, albahaca, sándalo, eucaliptus, canela, clavo de olor y/o romero. Esto potenciará el efecto antiinflamatorio y relajante, especial para tu dolor de espalda. Si tienes mucho dolor, puedes repetir este baño 2 o 3 veces a la semana.

 

  1. Fitoterapia: prepara una infusión de sauce amargo. Esta hierba tiene propiedades analgésicas utilizadas para el tratamiento del dolor. También puedes tomar una infusión de valeriana. Esta hierba es un relajante natural. Prueba estos remedios de la naturaleza y conseguirás que se relajen tus músculos, junto con provocar una sensación de calma.

 

  1. Ungüento de jengibre: toma 1 cucharadita de jengibre en polvo en tu palma. Añade un poco de agua hasta formar una pasta y aplícala sobre la zona afectada. Déjala reposar 15 minutos y luego retírala con agua templada.

 

  1. Evita usar tacos o calzado muy rígido.

 

 

 

Recurre a la #medicinaintegrativa y vuelve a recuperar la flexibilidad y salud en tu espalda.

 

¿Quieres saber más?

Consulta con nuestros especialistas.